Psicólogo desmiente a José José: el amar y el querer es igual

Un catedrático de la UNAM objetó a la canción del cantautor al señalar que, desde el punto de vista psicológico, la estructura de ambos es lo mismo.

El príncipe de la canción, José José, nos enseñó con “Amar y el querer” que estos dos términos no significan lo mismo, sin embargo, un catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México desmiente esta versión.

Es que amar y querer no es igual, amar es sufrir, querer es gozar”, dice la melodía, pero, el especialista en psicología social y clínica, Ricardo Trujillo Correa, objetó a la idea del cantante mexicano al señalar que “el proceso amoroso es uno sólo y no puede distinguirse entre personas”.

El académico de la Facultad de Psicología de la UNAM abundó en que la estructura cuando se quiere y se ama es básicamente la misma. “Es más bien una costumbre y una tipología en nuestra propia cultura para establecer diferencias entre una persona y otra”, detalló.

El amar recae, según el experto, en necesitar a la otra persona y esa alteridad se establece con una cierta necesidad con la que nacemos todos y en la que buscamos satisfacernos con otros, por lo tanto, amar y querer tienen exactamente la misma estructura.

Sin embargo, Trujillo Correa, analizó que la cuestión está en que a veces nosotros hacemos esa diferencia porque es una práctica más de la vida cotidiana que una verdadera característica psicológica.

“Cuando de repente digo, yo te quiero, yo no te amo todavía, lo que sucede es que somos amigos, y al amigo se quiere y no se ama, se trata de una forma de hablar de nosotros”, indicó.

“Pero un amigo forma parte de una estructura de vinculación amorosa, solamente que esa estructura tiene patrones y una forma regulada de cómo comportarse, de lo que se puede y no se puede en esa relación”, ejemplificó.

Es amor, prosiguió el experto, pero esta regulado de otra manera, por ejemplo, con un hijo, él te llena como sujeto, pero la regla tiene que ver con la no erotización, aunque la estructura es exactamente la misma, por lo que en esta perspectiva, la deferencia tiene más que ver con nosotros que establecemos la diferencia con los usos y costumbres, pero psicológicamente es lo mismo.

El enamoramiento no sólo dura tres años
En cuanto a la versión de que el enamoramiento dura solamente tres años, Trujillo Correa negó que está hipótesis haya sido comprobada, pues aseguró que la biología no tiene nada que ver con el amor y decir que cuando dejan de intervenir las hormonas y los neurotransmisores se acaba el amor resulta incierto.

“¿Y si fuera el amor, ese sentimiento, el que generara las hormonas y no las hormonas las que producieran el amor?”, cuestionó el experto.

“Puedes encontrar parejas que pueden durar 10, 20 o 30 años enamorados. El amor tiene que ver con la compenetración en la alteridad con otra persona; lleva tiempo y esfuerzo, pero todo dependerá de que seas una persona con sentimientos profundos y encuentres a la par a otra que sea igual, entonces así podrá perdurar la relación”, señaló.

Finalmente concluyó que todo tiene que ver con la sociedad y el estilo de vida que ahora llevamos, pues todo va más rápido y queremos obtener placer al momento y desecharlo, por eso es que la gente ‘compra’ está versión de que el amor sólo dura tres años.

Vía Publimetro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*